Matrícula

1.
¿Qué pasa si no matriculo a mi hijo/a de manera presencial?

Si el apoderado no matricula a su hijo/a dentro del periodo de matrícula, desde el 19 al 28 de diciembre del 2018, renunciará a su derecho de matrícula en el establecimiento donde quedó admitido su postulante.

2.
¿Un establecimiento puede negarle la matrícula a mi hijo/a?

Si un estudiante fue admitido a través del Sistema de Admisión Escolar, el establecimiento NO PUEDE negarle la matricula, esto es ilegal y se puede denunciar a la Superintendencia de Educación.

3.
¿Qué debo hacer si es que no postulé en el Periodo Complementario o deseo postular en otro momento del año?

En los casos en que un apoderado desee postular a un establecimiento durante el año, deberá dirigirse a los Departamentos Provinciales de Educación donde le informarán sobre los colegios que cuenten con vacantes disponibles. Luego de esto, podrá dirigirse directamente al colegio para matricular al estudiante. En estos casos no se postula a través de la plataforma, si no que se hace de manera presencial. El establecimiento no podrá negarle la matricula si tiene vacantes disponibles.

4.
¿El establecimiento puede recibir renuncias de apoderados que se arrepientan ya habiendo aceptado el establecimiento en el que quedaron admitidos?

No, la matrícula es el proceso final de aceptación de un establecimiento en el que fue admitido un postulante. En caso de que un apoderado no se matricule durante este periodo, pierde el cupo, esto operaría como renuncia al cupo asignado.

5.
El plazo de matrícula de los niveles que no ingresan al nuevo sistema de admisión, ¿es el mismo que el determinado por el calendario de admisión?

Para los niveles que no ingresan al Sistema de Admisión Escolar, el periodo de matrícula se rige por las disposiciones establecidas en el Calendario Escolar de cada región, pues su matrícula depende del acta de promoción del curso en el que se encuentra.

6.
Al momento de matricular a mi estudiante ¿pueden exigirme el pago de las cuotas del copago?

No, el procedimiento de admisión garantiza el derecho a matricula sin requerimientos. Se puede exigir cobro cuando se comience a prestar efectivamente el servicio educacional a principios del año escolar siguiente.